sábado, 11 de febrero de 2017

Mi opinión sobre la película 50 Sombras Mas Oscuras

Holaa¡ ya sé que he tardado muchiisiimoo en subir algo al blog… intentaré subir más a menudo, ahora vamos a lo que importa.

Mi opinión sobre la película 50 Sombras  Mas Oscuras  (SPOILERS¡¡)

Primero de todo HAY UN PEQUEÑO TEASER DE 50 SOMBRAS LIBERADAS,  DETRAS DE LOS CREDITOS FINALES.  La mitad de la gente se ha ido sin verlo, QUEDAOS¡¡ XD por lo menos hasta que se enciendan las luces del cine.  En este adelanto apenas sale el vestido de novia de Ana, un microsegundo de la boda y poquito más.

Esta vez, he podido ir el día del estreno, y mis expectativas estaban ahí ahí, quizá por eso esta vez la peli me ha gustado bastante más que la primera. A mi parecer han ido siguiendo el libro de manera más fiel, y las escenas más importantes están (menos la de la mesa de billar que sale en el tráiler, supongo que esa estará en alguna versión extendida o algo que sacarán más adelante).

Aunque no es del todo fiel al libro, obviamente no se puede plasmar todo el libro.

El principio me chocó bastante, no sé porque,  pero no lo esperaba… SPOILER¡¡ Christian de niño *.*

Es bastante más erótica a mi parecer, la escena de “las bolas chinas” es muy buena, tanto el toque de humor que le dan cuando se las pone,  como después cuando la azota y tienen sexo en el cuarto de adolescente de Christian, (aunque también es rara, cuando se las mete a la boca y tal… xD)

Otra escena erótica  que me gusto bastante fue la de la “barra separadora de piernas”, y la del aceite, cuando le echa el aceite por el cuerpo se ve bastante erótico, aunque me sigue faltando una escena más larga de sexo con su climax y sus cosas… 

Esta película es más sutil que la otra en cuanto a planos, ambos salen desnudos pero sin enseñar de más… Jamie Dornan sale bastantes veces desnudo y tiene escenas en las que se ve su cuerpo  sutiles, pero muy buenas.

La peli al durar más tiempo, salen más escenas, y se aprecia como Jamie y Dakota van mejorando mucho en sus papeles, el parece más Christian y ella más Ana. La película tiene más dialogo, por lo que la personalidad de los personajes se puede ver mejor.

Lo que menos me ha gustado es que las escenas carecían de dramatismo, eran demasiado rápidas, terminabas de ver una escena y pum, cambio, me explico, por ejemplo en la escena en la que Jack ataca a Ana, ella sale corriendo, se lo dice a Christian, él la abraza, la consuela 2 segundos y ya, aparecen en el apartamento tranquilos hablando de ello, no sé, le faltaba más sentimiento.

Es como la escena de Christian sumiso, la manera en la que empieza a desarrollarse y el final no terminaron de gustarme, le faltaba dramatismo, ¡¡¡CHRISTIAN ESTA EN POSICIÓN DE ESCLAVO!!! Si en vez de poner después a Christian haciendo ejercicio (a ver… que ya sé que es Jamie Dornan, que podrían poner 2 horas de él paseándose desnudo y yo pagaría por verlo … xD) pero si quitas esa escena y le das más tiempo a la de él sumiso, Tal Cual esta e el libro, se te queda una escena chulísima.

La escena de Charlie Tango, cuando vuelve Christian peca de lo mismo.

Me gusta mucho el papel de Leila Williams, era como la imaginaba, me asuste y todo cuando dispara.

Me hubiese gustado ver la escena de Kate, Ana y Christian discutiendo, y he echado muchísimo de menos al doctor Flynn.

También hay escenas que no salen en el libro.

Por lo demás, me ha gustado, me he quedado con ganas de más, ¡¡¡quiero ver ya la tercera!!!
Me ha gustado más en cuanto a desarrollo y dialogo… es como que, una vez ya has visto la primera esta sabe captar más las cosas. La primera tenía más trasfondo, tenías que fijarte mucho en lo “psicológico” (por así decirlo) de la película, en esta eso se ve más claro, y al ya haber  iniciado en la primera el tema del sadomasoquismo  y BDSM en esta es más fácil “normalizarlo”. Hay que decir que esta peli al igual que el libro es más vainilla, y que aunque está a mi parecer esta mejor, Sam Taylor no lo tuvo fácil en la primera, el BDSM no es fácil de plasmar ni mucho menos.

Animo a todo el mundo a que la vea y rezo para que la tercera sea más erótica y más dramática ¡ Le pongo un 8.50.



Hasta Luego (L)

martes, 19 de abril de 2016

Opinión de la Saga de literatura erótica Crossfire de Sylvia Day


Para empezar decir que esto es solo mi opinión personal.

Primero decir que Sylvia Day es una de mis escritoras favoritas, de la cual me he leído casi todos sus libros y me tiene fascinada.

El estilo de Sylvia Day a la hora de desarrollar escenas de cualquier tipo, principalmente eróticas, pero a un nivel general, me fascina. La mayoría de sus personajes no tiene tapujos a la hora de expresarse. Sylvia posee un estilo agresivo y directo que me encanta. 
A muchas personas les puede parecer ofensivo el lenguaje utilizado son algunos de los libros, pero esa es la esencia de Sylvia y sus personajes. Son dominantes por ambas partes lo que nos lleva al tema de la saga Corssfire.

Cuando me leí “No te escondo nada” el primer libro de la saga, quedé maravillada. No solo por el estilo de Sylvia como he dicho antes, si no por la historia en sí. Eva y Gideon son dos personajes con una fuerza y un pasado aterradores que han sabido salir adelante con esfuerzo y tesón. 
Ya en el primer libro ves que la caracterización psicológica y personal de los personajes esta curradísima. He leído muchos libros y puedo decir que en esta saga los caracteres de los personajes están perfectamente descritos y definidos.

En el primer libro, me sorprendió mucho la descripción de las escenas de sexo. Había leído muchos libros de contenido erótico, pero no ninguno que no mostrara sin tapujos lo sucio y placentero que puede llegar a ser el sexo, sobre todo entre personas con tanta química.

Me sorprendí muchísimo al descubrir el pasado de Eva, llegué incluso a enfadarme con el libro por hacer a un personaje tan fuerte y débil al mismo tiempo. Y a pesar de lo salvajemente erótico de su contenido, me hizo valorar mucho la historia y sobre todo el sexo entre los personajes, ya que podía ser sucio (ya me entendéis), pero no asqueroso ni denigrante.

La saga Crossfire es una de mis favoritas, la cual recomendaría siempre. Me encanta por todo, no solo lo cuidado que están los personajes, si no la historia y la idealización de estos.

Eva ve a Gideon como alguien perfecto, conforme avanza el libro te das cuenta de cuan idealizado se encuentra Gideon, hasta el punto en que (yo por lo menos) me lo imaginaba como el tio mas bueno que ha pisado la tierra. Yo misma tenía idealizado al personaje si los comparaba con otros. Gideon es perfecto en un principio y eso me hizo valorar más el desarrollo de la historia. Porque si es perfecto, pero a su manera.

En el primer libro vemos de lleno la personalidad de Eva. Eva se desnuda ente Gideon (En todos los sentidos). Le cuenta sus temores, su pasado. Descubrimos que un personaje femenino en literatura erótica es igual de fuerte o más que su masculino. Y eso me encanta.

Eva no se deja vencer. Eva si se enamora va con todo, y eso es precisamente lo que hace. Es independiente, luchadora, no le da miedo su sexualidad, y posee un carácter y un genio y una inteligencia arrebatadoras.

En el segundo libro “Reflejada en ti” conocemos más a fondo la personalidad de Eva, lo que la hace especial, eso que te lleva a perderte en el libro y el personaje. También podemos ver más de Gideon ya que en “No te escondo nada” apenas aparecen los secretos de Gideon.

He de decir que la trama de los 2 primeros libros me encanto. Como se suponía que iba a ser una trilogía, esperaba con ansias el desenlace, pero al convertirse en saga, es verdad, que a lo largo la historia se ha desmerecido mucho.

El drama del segundo libro engancha muchísimo, el final, cuando Eva se entera de que lo que ha hecho Gideon te deja deseando leer más y más. “Mataría por ti, haría todo lo que fuera por ti…” le dice al principio del libro.

El tercer libro ha recibido muchas críticas ya que la historia no avanza mucho. Pero para mí no es así. Los diálogos salidos de tono, las escenas de sexo, son brutales. En “Atada a ti” prácticamente todas las escenas van dirigidas al sexo y a cómo será la vida de Gideon y Eva una vez estuvieran casados. Te hace pensar más allá, ver la historia desde otra perspectiva. Me sé algunos diálogos del libro prácticamente de memoria. Hay escenas, a mi parecer, muy graciosas, que hacen del libro uno de los mejores de la saga.

Todos sabemos que Gideon es un hombre muy dominante y que algunas de las frases y escenas pueden sonar sacadas de contexto, pero Eva no es la típica protagonista que se ruboriza o se enfurruña fácilmente, ella lo enfrenta de todas las maneras, se defiende, tiene la mente igual o peor que él, haciendo de los dos una de las mejores parejas de literatura erótica.

En el tercer libro conocemos a Gideon y sus fantasmas, nos damos cuenta de que Eva es fuerte, y que va a hacer lo que sea por continuar con él, y él, por contra no va a darse por vencido con ella nunca.

En el cuarto “Cautivada por ti” tenemos el punto de vista de Gideon (y es la ostia¡¡) y ahí nos damos cuenta de que no solo Eva lo idealiza; Gideon la idealiza a ella de igual manera o más. Este libro te hace ver los sentimientos de Gideon. Las acciones de Eva.
 De alguna manera la escritora te incita a dar vida a los personajes. Un hombre que no cuenta mucho de su vida, se enamora y lucha como una fiera por ella. Hace todo por ella. Los pasados de Gideon y Eva salen a la luz con más fuerza que nunca, deleitándote con la ferocidad que tienen ambos para luchar por su amor.

Te das cuenta que Eva, una chica con sus propios demonios se enamora de alguien con más demonios que ella, y eso no le impide seguir adelante para conseguir lo que quiere.

Durante toda la saga Eva se esfuerza por que Gideon salga a la luz, deje ver quien es realmente. Se libre de esa pesada carga, ya que ella ha dejado la suya propia en él.

Me chocó mucho la escena del primer libro en la que Eva le cuenta a Gideon sobre su pasado, en ese momento se enfada cuando ella insinúa que él podría avergonzarse de ella; No es hasta que me leí el último libro, que comprendí realmente lo que Gideon sentía por Eva en ese momento, que él hubiese hecho lo que fuera por ella, porque simple y sencillamente son iguales.

“Somos uno” tal y como comento en la reseña es el más psicológico. Quedé embelesada y llena de pena al comprender todas las actitudes de Gideon. ¿Cómo coño una madre no cree a su hijo cuando le dice que lo violaron siquiera tantos años después del suceso? Me conmovió muchísimo la historia de Gideon y me gusto el libro (excepto algunos detalles, pero como en todo)

Toda, absolutamente toda la saga despertaron en mi sentimientos, tanto de pena, como de amor, sorpresa, entusiasmo, erotismo… Es una saga que no me es indiferente para nada. 

Vista en general es una saga que posee todos los complementos. La fortaleza y personalidad de Eva no deja de sorprenderme, y la manera en la que ambos llevan su sexualidad es sublime.

Es verdad que utilizan el sexo como arma, tanto para castigarse como para complacerse a lo largo de la saga, por ello cuando en él último libro Eva decide no tener sexo al principio ( yo ) me enfade ¿Una de las sagas mas eróticas sin sexo en su último libro? (No¡ eso es una vejación¡¡ XD), pero tienes que ver mas allá. Por supuesto que hay sexo en el libro. Pero es verdad que en este último tienes que tener presente detalles de los anteriores para terminar de comprender la historia entera. Se completa, a mi parecer, para terminar la saga, una relación muy fuerte y de unas características preciosas.

Es verdad que Todo gira en torno al sexo en la saga. Conversaciones, escenas, personajes, por eso considero que una saga tan sensual, y picante merece una opinión jodidamente buena.

Si tuviera que puntuarla le daría un 9/10 en conjunto. Los libros por separados son otra cosa.

Es una saga arriesgada, descaradamente morbosa, sin tabúes ningunos y cuyos personajes se abren en canal para que el lector pueda introducirse por completo en ellos. Con escenas que te suben la tensión, personajes desgarradores y una historia con todos los ingredientes necesarios para atraparte desde el primer capítulo.

Como he dicho al principio, me tiene fascinada y la recomendaría siempre.




(L)

Reseña "Somos unos" 5º libro de la Saga Crossfire de Sylvia Day

Holaaaa¡¡¡ se que llevo muchisisisismo tiempo sin subir nada al blog. SORRY¡ no lo he dejado, es por falta de tiempo.

Como esta semana he tenido tiempo y aprovechando el último libro de la Saga Crossfire de Sylvia Day, he decidido hacer una reseña del libro y comentar mi opinión personal acerca de una de las sagas mas eróticas y conocidas de la literatura estos últimos años. ALERTA SPOILERS. Quedan avisados ;)



El esperado desenlace de la serie «Crossfire» de Sylvia Day, una de las reinas indiscutibles de la romántica de alto voltaje.
Gideon Cross. Enamorarme de él fue lo más sencillo que me ha pasado nunca.

Sucedió al instante. Completamente. Irrevocablemente. Casarme con él fue un sueño hecho realidad. Seguir casada con él es la lucha de mi vida. El amor transforma. Nuestro amor es tanto un refugio en el que guarecerse de la lluvia como la más violenta de las tormentas.
 Dos almas dañadas entrelazadas en una sola. Ambos hemos destapado y compartido nuestros más profundos y horribles secretos.
 Gideon es el espejo que refleja todas mis imperfecciones…y toda la belleza que no pude ver. Él me lo ha dado todo. Ahora, tengo que demostrar que soy la roca, el refugio que él es para mí. Juntos podemos enfrentarnos a aquellos que solo buscan malmeter entre nosotros.
 Pero nuestro mayor desafío puede residir precisamente en los votos que nos dan la fuerza para llevarlo a cabo. 
Comprometerse a amar solo fue el principio. Luchar por él nos hará libres…o nos separará para siempre. Seductora y cargada de sentimiento, Somos uno es el esperado desenlace de la serie «Crossfire», la ardiente historia de amor que ha cautivado a millones de lectores en todo el mundo.



 Esperaba con muchas ganas este libro. Eva y Gideon no acaban muy bien en el libro anterior, por lo que al principio las cosas están un poco tensas pero se van solucionando. Hay un tema que me chocó mucho al principio y es el tema del sexo. Eva expone su punto y Gideon lo respeta como hace siempre, pero me hizo pensar seriamente si de verdad no iba a leer escenas de sexo en el libro, pero para suerte de nosotros los lectores si hay.

El libro en si está bien, a mi me gustó. Es verdad que hay tramas que no entiendo (la trama de la madre de Eva no termino de encajarla en ningún sitio) pero como siempre Sylvia Day ha escrito un libro muy bueno.

Este libro es más psicológico que los demás, trata a mi parecer, mas el tema de Gideon y su personalidad, y eso es algo que a mí me fascina.

Las cosas entre Gideon y Eva están mejor que nunca. Eva sigue en sus trece apoyando a Gideon y volviéndolo loco (se hace un cambio de look, compra un perro a Gideon, y la pelea con Anne Lucas) La pelea con Anne es buenísima.

La historia de Lucky, el perro que Eva le regala a Gideon me encanta, ya que sin ella saberlo lo ayuda muchísimo. Soy muy fan de Lucky.

Una de las partes del libro que más me gustó fue la pelea de Gideon y su madre, una escena que yo esperaba con ansia.

Lo que más me hizo valorar el libro, es que deja ver como es Gideon por dentro. Sylvia consigue a través de esos trajes perfectos y esa seriedad que lo caracteriza hacer a Gideon más humano. Todos sabemos que Gideon tiene problemas y que esta jodido como el que más, pero Sylvia lo muestra de una manera distinta, vulnerable.  La despedida de soltero de Gideon me quito el aire, literalmente me impactó mucho cuando leí el tema de la foto,  ya que yo tengo a Gideon muy idealizado.

He de decir, que el libro me lo leí en un día, y eso que según su autora es el libro mas largo que ha escrito. No me costo nada leerlo, a pesar de todas la opiniones negativas que había leído anteriormente, sobre todo en relación al prólogo. Es verdad que la historia no se termina de cerrar, pero yo creo que vemos de sobra a lo largo de los 5 libros como va a ser la relación de Eva y Gideon, y lo difícil que va a ser romperla.
También es verdad que me hubiese gustado que terminara de zanjar algunos asuntos. 
Me encanta que Eva no acabe con la típica escena de embarazada y con hijos, los dos deciden que quieren estar ellos solos durante un tiempo para aprovecharse y disfrutar el uno del otro. 
No me disgustaría otro libro enfocado en un futuro lejano para nada.  

En resumen, el libro me gusto mucho porque nos enseña a Eva  en toda su esencia y a Gideon, como una persona que puede parecer tan fiera a lo largo de toda una saga se puede desmontar por solo oír 2 palabras “Te creo”

Lo recomiendo 100%.


Escenas del libro

“Gideon se había esforzado y había conseguido mucho impulsado por la necesidad de cambiar lo que la gente asociaba con el apellido Cross. Ahora yo también compartía ese apellido. Algún día tendríamos hijos que lo llevarían también. Yo tenía la misma responsabilidad que Gideon de hacer  de ese nombre algo de lo que nuestros hijos se sintieran orgullosos. Lo mire. El me sostuvo la mirada.

-Estar en dos lugares al mismo tiempo, - murmuro. Sentí que el corazón se me encogía en el pecho. Aquello era más de lo que me imaginaba, y antes de lo que imaginaba. “


“—Tú no conocías a Hugh como yo —le dije—. Hasta qué punto lo tergiversaba todo..., te hacía creer cosas...
Chris alzó la vista y me sostuvo la mirada.
 —No tienes que convencerme, Gideon —repuso—. Me basta con tu palabra.
Enseguida miré para otro lado. ¿Se imaginaba lo que esas últimas cinco palabras significaban para mí?”


“—Los dos tuvimos un momento difícil, pero no la cagamos. Fue como si supiéramos cómo arreglar las cosas entre nosotros. Y sabíamos que lo haríamos. Tampoco había ninguna duda.
Él sonrió con delicadeza. —Estás siendo muy franco. En la entrevista y ahora.
 Me encogí de hombros. —Es sorprendente lo que es capaz de hacer un hombre cuando se enfrenta a la posibilidad de perder a la mujer sin la que no puede vivir.”

“Y dejé escapar mi pena bajo el cobijo de sus brazos, sabiendo que, en la alegría y en la pena, Gideon y yo éramos uno solo”

“Y, si te reúnes con él en mitad del camino, verás que el viaje ha merecido la pena


“¿Quién podía decir qué era mejor o peor? ¿Que te quisieran demasiado o demasiado poco?

Espero que os haya gustado (L)

jueves, 16 de julio de 2015

Capítulo 8. (Como esquivar al amor)

8.

La tensión se puede cortar con un cuchillo. Tiago nos mira a Damián y a mí furioso, menuda bronca nos va a caer. Damián apaga el cigarro, Tiago entra en la cocina.

—Sentaos, — gruñe. Joder está muy cabreado. Damián habla.

—Se que el tabac…

— ¿Has besado a Ina? — ¿Cómo? Damián se tensa a mi lado. A mí se me va a salir el corazón del pecho. Esto no me lo esperaba.

—¿Qué? — Damián esta tan confuso como yo. Pensábamos que nos iba a renegar por fumar y ahora pregunta esto.

—Te acabo de ver pasándole el humo, ¿os habéis besado?

El aire se atasca en mis pulmones, esto es malo. ¿Qué pasará si se entera de que dormimos juntos? ¿Podríamos llegar a destruir la relación de Tiago y mi madre? El solo pensamiento me revuelve el estomago. No quiero perjudicar a mi madre. Nunca más.

— No nos hemos besado, — dice Damián apretando los puños. No hoy, el pensamiento se cruza por mi mente.

— No creo que lo entendáis. Sé que sois jóvenes, guapos y es normal que sintáis atracción en uno por el otro, pero no podéis estar juntos, va a salir mal.

— Papa…— la voz de Damián tiene un toque amenazante.

— Escuchadme. Sé que esta situación es difícil para los dos. Vivir con gente nueva, adaptarse a otra rutina, lo sé. Pero Isabel y yo nos queremos, soy feliz con ella y una relación como la vuestra podría destruir nuestra felicidad.

— No pretendemos ser un problema, — intervengo. No puedo quedarme callada. Sé que la situación es muy difícil, no quiero ver a mi mama sufrir otra vez.

— Ya lo sé. Pero pensar; dentro de un año Ina te irás a la universidad y por lo que he escuchado te irás lejos. — Me sonrojo. — Y tú Damián quieres ser acróbata de motocross, eso te llevara a ciudades y sitios muy lejos de aquí. Podéis jugar a los enamorados ahora, pero el futuro no está de vuestra parte. Lo que podáis sentir ahora es un capricho…

— ¿y tú que sabes?, — replica Damián. — ¿Acaso sabes cómo me siento respecto a ella o lo que siente ella por mí?

—Sé, que sois adolescente y tenéis las hormonas por las nubes. Si queréis jugar a los enamorados, tener en cuenta que el final no puede ser bueno. — Tiago se levanta y va hacia la puerta. — Alguno de los dos va a salir herido y te conozco Damián. No pienso dejar que arruinéis nuestra relación. Tu madre ha sufrido mucho Ina y yo también. No es tan difícil pediros consideración y madurez. Por favor tenerlo en cuenta.

Damián y yo estamos totalmente en shock. Nunca me he sentido peor en toda mi vida. Estoy a punto de llorar.

— Y por favor, fumar en la calle. Cada vez que me levanto la cocina huele a tabaco.
Y así, sin más Tiago se va. Dejándome desconcertada y sintiéndome como una mierda. No quiero ser un problema para ellos.

Se me escapa una lágrima que pronto me seco. Miro a Damián, que está sumido en sus pensamientos. Me levanto de la silla. Es hora de que me vaya a dormir, aunque no creo que sea posible, no con todo lo de esta noche.

—Bueno ya está todo dicho, — digo saliendo de la cocina.

— No creo…— susurra Damián.

Una vez llego a mi cuarto me derrumbo. Todavía no le he dicho a mi madre lo de Ricardo y no creo que se lo vaya a decir, y ahora se suma esto.

Me siento fatal, no es algo que yo no supiera ya, pero oírlo tan directamente de la boca de Tiago me ha dolido más de lo que pensaba. Estamos condenados al fracaso, lo sabía, lo sé y me duele.

No dormir en toda la noche no ayuda mucho, sobre todo si tu madre te levanta a las 9 para limpiar la casa y hacer la compra.

Tiago todavía actúa raro. Ahora Nos presta más atención a los dos. Como Damián siempre me ignora la situación se esta haciendo as fácil.

Por la noche salgo de fiesta, bebo y me emborracho junto con mis amigos. De vez en cuando noto como Darryn se acerca mucho a Mila, ¿le gustara?

Estoy en medio de la pista de baile, lo suficientemente consciente como para saber que no debo beber más, que así estoy bien. Pero por alguna razón me apetece seguir y seguir. Intento serenarme sé que no debo.

Entre risas y bailes tontos va pasando la noche. Los primeros en irse son Enzo y Franjo.
Me gustaría irme con ellos, pero sé que necesitan intimidad y no quiero ser una sujeta-velas.

—No te preocupes, yo te acompaño a casa, — me dice Julen.

Asiento y sonrío, la verdad es que es muy mono. Bailo con muy pegada a él, porque es una bachata y noto que cada vez me gusta más. Me sonrojo, estoy muy ceca de su cara.

Al final decido beberme otra copa, sé que me voy a arrepentir mañana, pero la necesito.
Cojo a Mila que lo está dando todo en la pista de baile, y la saco fuera para fumar.

—Tia, tu no pierdes el tiempo, tienes a Julen comiendo de tu mano.

—Que va, — me sonrojo.-Baila muy bien.

—Esta apuntado a clases de salsa y bachata, baila de muerte. — Me rio, ahora todo tiene sentido.
—Mira quien está por aquí.

Reconozco esa voz, es el chico al que pegué el otro día, el alto y pálido que quería aprovecharse de mí. Miro a Mila de reojo, que lo está examinando de arriba abajo.

Como no sé muy bien qué hacer y e ha puesto nerviosa, tiro el cigarro al suelo y empujo a Mila dentro de la discoteca, pero ella se queda donde está.

—No he acabado, — me dice enseñándome el cigarro. Le doy una mirada.

—Ella tampoco ha acabado, — dice el chico. — Ahora estas sola, no veo a Damián por aquí y mis colegas tampoco están. Vas a pagar por lo del otro día.

—¡JA!, si tienes huevos acércate, — dice Mila. La madre que le pario, está loca.

—Esto no va contigo, mona.

—Mira nene, para empezar no soy una mona así que no me llames eso, y para seguir, Ina es mi amiga y tengo que partirte la cara para defenderla lo haré.

—¿Tu, partirme la cara a mí? — se mofa.

Mila da un paso adelante y yo la detengo.

—Vámonos, no quiero problemas, — le digo.

Entonces el chico me coge, — No te vas a ir a ninguna parte.

De repente todo se vuelve caos. Yo forcejeo para soltarme, Mila le quema el brazo con el cigarro y entre las dos lo tiramos al suelo. Aparecen entonces un montón de amigos suyos. Intentamos huir pero no nos dejan, estamos rodeadas por tres mastodontes mientras otros dos lo ayudan a levantarse.

—¿Qué problemas tenéis?, — nos grita uno. Estos no son los del otro día.  

—¿Qué problema tenéis vosotros?, — grita Mila.

Veo a Darryn y Julen salir de la disco y dirigirse aquí. Le doy una mirada a ambos, Darryn se ríe y asiente. A mí esto no me hace ni pizca de gracia. Estamos acorraladas contra una pared. Estamos jodidas.

— ¡UN BICHO! — grita Mila, ¿Qué dice? — ¡Joder un bicho! — Me coge de la mano y va dando saltitos asustada hasta que consigue abrirse paso entre los matones.

—¿¡Que bicho!?, — grita uno también asustado. Mila se abre paso entre desde los chicos y señala el suelo.

—¡Ese!, ¿no lo veis? Que miedo.

—No veo nada, — dice uno.

Estoy tentada a asomarme, cuando Mila tira de mi mano.

—¡Corre!, —me ordena.

—¡Eh¡, venid aquí, cabronas.

—Se escapan imbéciles, — grita el chico pálido.

Corremos como descosidas.

—¡Darryn!, — grita Mila.

—Ina nos vemos en tu casa, correr. — Dice Julen.

—¿Pero…?— quiero protestar. No tienen por qué pelearse por mi culpa.

—Tranquila, saben defenderse, —asegura Mila.

Corremos como locas por las calles. EL alcohol hace mella en mí y cada vez me cuesta más correr. Además estoy fatigada. Como digan de perseguirnos a mi me atrapan fijo. Ya sabía yo que la última copa me iba a salir cara.

Miro hacia la pelea y veo que Darryn ha tumbado a los tres chicos en el suelo y sonríe como un niño. Julen esta en el suelo con otro tio encima, ¡oh, no, Julen!

Llego a mi casa medio muerta, se me va a salir el corazón del pecho. Mila y yo entramos en silencio.

—Que casa tan bonita, — le doy una mueca.

—No es mía.

—¿No?, —Mila me mira extrañada.

—Otro día te cuento.

Subimos a mi cuarto y cierro la puerta. Bebo agua respiro profundamente y nos sentamos en mi cama. La miro.

—¿Un bicho? — Comenzamos a reírnos, demasiado alto para las horas que son.

—No se me ha ocurrido otra cosa, — dice secándose las lágrimas. — Tienes que reconocer que ha sido buenísimo.

—Solo tú podrías quitarte a tres tios de encima con semejante escusa.

Nos tumbamos en la cama, sienta bien reír tanto, a pesar del mareo que tengo.

—Te puedo hacer una pregunta, — Mila rompe el silencio. Asiento con la cabeza.

—¿Tu y Damián…? — hago una mueca. No sé si contárselo, teniendo en cuenta lo que dirá Damián. Pero Mila se ha convertido oficialmente en una de mis mejores amigas y no veo por qué ocultárselo. Tomo aire.

—Es mi hermanastro… no de sangre ni nada de eso. Mi madre y su padre están juntos. Esta es su casa.

—¿Vives con Damián? — está claro que no se lo esperaba.

—Así es. Si lo quieres ver, su cuarto es el que está al lado, — resoplo. 

—Madre mía, esto sí que es una sorpresa.

—No se lo…

—No te preocupes, esto es secreto de sumario, — giña el ojo.

Un mensaje interrumpe nuestra charla, es Darryn.

Bajamos rápidamente, al abrir la puerta nos encontramos a Julen y Darryn subidos en la enorme moto de marchas de Darryn.

—Julen, — susurro. Está lleno de moratones y le sangra el labio. Voy corriendo a ayudarlo.

—¿Estás bien?

—Sí, no te preocupes.

—Ven dentro, voy a curarte el labio.

Julen asiente y me coge de la mano.

—Yo voy a llevar a Mila a su casa y ahora vengo a por ti, Julen.

—No hace fala, — dice Julen. — Puedo ir andando, además, son las seis y media, los autobuses empiezan a pasar a las siete.

—El tiempo justo para que te cure, — le sonrío y me devuelve la sonrisa (con un gesto de dolor). Soy consciente de que todavía me sostiene la mano.

—Pues ya está, Mila monta, —dice Darryn.

Pero Mila está muy nerviosa, mira la moto con miedo y después a Darryn sonrojándose.

—¿Todavía te dan miedo las motos?, — se burla Darryn,  y Mila se sonroja mas.

—Por supuesto que no, — responde altanera. — Pero tendrás que dejarme en la esquina del edificio. Si mi madre me ve montada en la moto me mata.

—Tu madre me conoce lo suficiente como para saber que no voy a dejarte caer de mi moto.

—Ese no es…

—¿Tu madre? — pregunto.

—Somos vecinos de toda la vida, — responde Darryn riéndose. — Prácticamente me he criado con la mocosa esta, — añade cogiéndola de la barbilla.

Mila lo golpea y se sube a la parte de atrás de la moto. Parece que le va a dar algo. No sabe muy bien donde colocar las manos y le tiemplan hasta las piernas.

Darryn sin delicadeza ninguna, la coge de los brazos y la apega a él, obligándola a abrazarlo. En serio, nunca he visto a nadie ruborizarse tanto.

—Nos vamos, — dice Darryn ajeno a todo. ¿No se da cuenta de que Mila está loquita por él?, Hay que ver los chicos…

Ellos se alejan, mientras Julen y yo entramos en silencio. Lo llevo a mi cuarto y cojo el botiquín.
Le curo el labio y la ceja, que al parecer tampoco está muy bien.

—Lo siento mucho, — le digo apenada.

—No pasa nada, — me acaricia la cara.

—¿Que van a pensar tus padres cuando te vean así?

—Ellos están de viaje y si tengo suerte, esto se irá en una semana. — Le toco el moratón de la ceja. Julen me sujeta la cara y me besa. No sé muy bien cómo reaccionar, si devolverle el beso o no. Sé que no debería. Que probablemente me arrepienta, pero vale más, arrepentirse por algo que has hecho, que por algo que querías hacer y no hiciste.

Ese repentino pensamiento me recuerda a Damián, y lo aparto.

Le sonrió como puedo.

—Lo siento, —dice muy apenado.

—No pasa nada.

Tomo una respiración y me tumbo en la cama. Julen se tumba a mi lado.
Voy rememorando todo lo que ha ocurrido en la noche, menuda noche, y poco a poco me voy quedando dormida.

—Ve pidiendo cita para el médico, — escucho decir a  mi madre, ¿Qué?

Abro los ojos y la veo, ¿porque tiene cara de querer matarme? Alguien se levanta mi lado. JULEN
—Lo siento señora, yo…

—No pasa nada. ¿Si me dejas hablar con mi hija...?, — mi madre lo despacha pronto. Tiago me mira sorprendido desde la puerta. Bien, va a pensar horrible de mí.

Miro a Julen pidiéndole perdón, y él, lo mismo a mí.

—¿Cómo te llamas?, — pregunta Tiago.

—Julen, — un golpe sordo suena en la pared de al lado. Todos nos quedamos mirándola, Damián.

—Te acompaño abajo, — Tiago se lleva a Julen.

Media hora después, estoy con un castigo de por vida, no puedo ni asomarme a la ventana de mi cuarto y madre me ha dado una charla de cómo se pone un preservativo, horrible, horrible he incomodo.

Me ducho y me preparo para hacer los deberes, estoy cansadísima, pero por lo menos debo intentarlo.
Hablo con Julen por Whatsapp y dejamos medio zanjado el tema. Fuel un descuido por parte de los dos. Además, que no paso nada más que un simple beso. Por favor si estábamos hasta con la ropa de fiesta puesta.

La puerta de mi cuarto se abre de manera brusca, y Damián entra hecho un toro.

—¿Qué haces…?

—El único que puede dormir en tu cama soy yo te enteras, — me arrincona contra el escritorio. — Y al próximo gilipollas que se te acerque, se lo voy a explicar.

Y dicho esto me besa.



Holaa¡¡ espero que os guste¡¡ Cuanta tensión XD
Bss (L)
@ librosescenas

jueves, 9 de julio de 2015

Capítulo 7 (Como esquivar al amor)

Holaaa¡¡¡ soy yo otra vez XD Lo siento muchisisisimo por haber tardado tanto en subir capitulo. He estado con los exámenes liada sorry¡
Bueno, a parir de ahora intentare subir capitulo todas las semanas.
Espero que os guste¡ Muchas gracias por leerlo¡ :D 


7.

Estoy a dos segundo de dormirme en clase, el maestro de historia no para de hablar… si sigue así me dormiré enseguida

—Ina, despierta, — me zarandea Enzo.

Intento mantener mis ojos abiertos pero pesan demasiado. Ha pasado una semana desde que me quedé sola con Damián y dormí con él. Desde ese fin de semana no consigo dormir bien, y para colmo de males creo que tengo fiebre.

El timbre suena. Nos toca recreo, intento levantarme pero fallo y me caigo.

— ¡Ina! — Enzo me sujeta contra él. Lo veo todo borroso todo me da vueltas.

—Hay que llevarla a la enfermería, se ve muy mal, — dice algún compañero.

—Dámela, — conozco ese tono de voz. Es Damián el mismo que no me ha hablado en toda la semana que me ha ignorado y que ni siquiera se ha preocupado por mi estos días en los que comenzaba a encontrarme mal.

La voz de mi madre resuena en mi cabeza. Esta mañana apenas tenía 37 de calentura, ahora creo que tengo el doble.

Noto a Damián intentando cogerme. No quiero que me toque.

—No, — murmuro y me cojo a Enzo. —No quiero que me toque. Es malo, — balbuceo.

No sé lo que digo y tengo que luchar por mantenerme despierta y de pie.

Noto como Damián me coge, me levanta contra él como si fuera una princesa. Suspiro. Quiero volver a dormir con él.

Noto su calor en mi cuerpo, oigo murmullos a lo lejos. Pero yo ya me he ido.

Abro los ojos y me encuentro en mi cuarto. ¿Cómo he llegado aquí? A mi lado esta mi madre leyendo un libro. La miro y bostezo, ella me sonríe.

—¿Ya estas despierta?

—Sí, ¿Cómo he llegado aquí?

—Te desmayaste en el instituto, suerte que Damián y Enzo te cogieron.

—No recuerdo nada, — frunzo el ceño, ¿Cómo habrá pasado?

—Voy a traerte una sopa, al parecer has pillado un virus y por eso te ha subido la fiebre.

—Gracias.

Mi madre sale del cuarto. Yo me giro a por el móvil y comienzo a ver los miles de mensajes. Compañeros de clase y amigos que me preguntan que como estoy. Todo es normal menos un mensaje, el de Enzo.

<La que has liado….>

Le contesto rápidamente.

<Porque?

<Pregúntale a Damián

<Te los estoy preguntando a ti, suelta.

<Es un tema delicado

<Enzo ¬¬

<Quiero volver a acostarme contigo

<Que?

<Que

<Que dices??

<Lo que le dijiste a Damián segundos antes de desmayarte.

Se me acelera el corazón me quedo sin aire en los pulmones. No puede ser.

<Ains dios¡¡ lo escucho alguien?- pregunto desesperada, lo que me faltaba Su respuesta no ayuda mucho.

<Toda la clase.

Dejo el móvil a un lado y  me tapo la cara. Tierra trágame. Menudo cabreo tiene que tener. Ahora sí que no voy a poder mirarlo a la cara.

Intento levantarme de la cama, necesito ir al baño. Llego a la puerta de mi cuarto y al salir me mareo, intento sujetarme al marco de la puerta pero fallo.

—¡Ina! — grita mi madre y me coge al vuelo.

—Estoy bien. Solo es un pequeño mareo.

Nos levantamos, pero a mí se me mueve el cielo la tierra y todo el universo. Mi madre me sujeta fuertemente contra ella.

—¡Damián, ven corre! — grita mi madre.

No, que Damián no corra, me muero de vergüenza, todavía no estoy preparada para enfrentarme a él. Me apoyo en el marco de la puerta del baño y entro a trompicones.

—Mama estoy bien, no te preocupes. Necesito una ducha, — balbuceo. No me siento bien, para nada.
Llego hasta la bañera, estoy cansadísima. Mi madre preocupadísima me sigue sujetando, al tiempo que toca mi frente.

—Ay, Ina tienes calentura. Tenemos que darte un baño de agua fría.

¿Agua fría? NO, vamos ni de coña. Me doy la vuelta pero mi madre me sujeta.

—Eso sí que no, no vas a huir.

Mi madre me sujeta contra ella mientras yo estiro los brazos para agarrarme otra vez al marco de la puerta, si solo tuviera los brazos de goma.

Me vuelvo a dejar caer contra mi madre, poniendo todo mi peso en ella.

—Maaamaaaaaa— lloriqueo. Cerrando los ojos. Parece que hubiera corrido una maratón.

—Damián quítale el pijama.

¡Y un pijo! Observo como Damián se acerca a mí sin decir palabra. Si no fuera porque me está sujetando mi madre correría.

Llega  a mí, posado su mano en mi frente.

—Quizás deberíamos llevarla al médico, — le dice a mi madre.

—Vamos a probar con una ducha de agua fría, si no mejora volveremos a llamar al médico.

Damián asiente, que guapo.

Me mira directamente a los ojos, mientras lentamente me sube la camiseta del pijama para sacarla por mi cabeza. Si mi madre no estuviera detrás de mí ahora mismo esto sería muy erótico.

Me quedo en sujetador delante de él, no es la primera vez, pero me pongo colorada. Miro mi sujetador beige, no es gran cosa, bueno, mis pechos no son gran cosa. Damián tira delicadamente de la cinta de mis pantalones de pijama, deshace el nudo y me los baja. El muy cabrón ha conseguido bajarme los pantalones sin rozarme si quiera. Yo quiero que me roce.

En un momento de lucidez, mientras Damián y mi madre hablan algo de lo que yo no me entero, pienso en lo caliente que me pone estar cerca de él, ¿será cosa de la calentura?

Mi madre enciende la ducha, y Damián se descalza. ¿eh?

—Voy a por toallas.

Damián se quita la camiseta, ¿Damián se quita la camiseta?

Me quedo embobada mirándolo. JODER tiene una pila de lavar en el estómago. Estoy lo suficientemente lucida para ver que se está desnudando y que estamos solos en el baño.

Alargo la mano y le toco la tableta, el encara una ceja y me mira.

—Me gusta tocarte, — murmuro.

—A mi también, — se acerca a mí y me levanta contra él.

—Pues no se nota, — jadeo. Estamos semidesnudos y solos en un cuarto.

—No sabía que la calentura te pusiera tan… caliente.

Yo tampoco. Trago saliva y me acerco a él. Quiero besarlo. Damián esboza una mueca malvada. Hay algo que se me escapa.

De repente es como si miles de agujas heladas se clavaran en mi piel.

Grito como una loca, e intento apartarme del chorro pero Damián me sujeta debajo. No es justo el solo se ha mojado los brazos.

—Sa sácame de a aquí, — tirito-suplico.

—No, — contesta.

—Te gusta verme sufrir.

—Me has creado un gran problema, ¿Sabes la que has liado en clase?

Me estremezco y me ruborizo. Intento darme la vuelta, pero me resbalo. Damián me coge. Oh¡ dios mío… con lo que me acabo de rozar.

Mi madre entre en el baño, y no sé si darle las gracias o matarla.

Finalmente nos secamos y me llevan al cuarto. Dos pastillas y una sopa después me quedo dormida en el cuarto, pensando que qué haré cuando vuelva a clase.

No sé exactamente cuánto tiempo ha pasado, pero es hora de volver a clase. Enzo me ha mantenido informada de todo lo que ha pasado. Al parecer todos me tomaban por la novia de Damián y por lo visto, Gema ha alentado el rumor diciendo que nos vio besarnos.

Otra cosa que me parece muy rara es que Damián no lo haya desmentido.

Sinceramente, esperaba miradas y preguntas acosadoras al llegar. Vale, quizás me he subido un poco. Pero al llegar esta todo normal. Mis compañeras me preguntan que como estoy al igual que los maestros.

Como todo está “normal” y yo decido pasar de todo.

La semana pasa rápido y cada vez el tiempo empeora más. Como nos encanta el otoño, Enzo y yo aprovechamos para ir al parque y echar fotos. También quedo con mis amigos de mi antiguo instituto.

También me apunto al club de fotografía, donde conozco a  Julen y a Mila. Julen tiene mi edad y es más bien tímido, a pesar de ser muy bromista, un poco mas alto que yo, castaño y con unos ojos azules preciosos y Mila es la leche. Cada vez que hablo con ella me parto. Esta peor de la cabeza que yo. Es de mi estatura, con el pelo del color de la noche y con las orejas llenas de piercings.

Ya estamos a viernes y Mila, Julen, Enzo y Darryn, (este último no sé muy bien porque) y yo, salimos por las tascas a dar una vuelta. Cenamos en un bar entre risas y chistes malos.

Enzo no para de decirme lo adorable y guapo que es Julen, y la verdad es que es bastante mono. Varias veces en la noche, me doy cuenta de que me quedo mirándolo fijamente. Es muy guapo.
Me he dado cuenta de que después de tanto tiempo, de las mudanzas de las cosas difíciles en casa y en el instituto, por fin parece que mi vida vuelve a la normalidad.

 Bebemos y bailamos como locos. Apenas soy consciente de que Fanjo se nos ha unido. Casi a las 2 de la mañana salimos del local. Cada uno nos vamos a nuestra casa. Mañana salimos otra vez.

Al llegar todo el mundo está acostado. He llegado más tarde de la cuenta, si se entera mi madre me mata.  Entro con cuidado, necesito beber agua.

—¡Bu!

Salto del susto y me pego con la mesa de la cocina. El corazón me va a mil por hora, ni si quiera me sale la voz para gritar.

Me  doy la vuelta y veo a Damián sin y un cigarro en la mano. Le pego fuerte en el pecho.

—¿Tu eres tonto? —me llevo la mando al corazón. — Casi me matas.

—¿Te lo has pasado bien con tus amigos? — ¿se está burlando de mi?

—Pues sí, ha estado muy bien.

Entorna los ojos y me mira. Se acerca a mí dándole una calada al cigarro.
Se me entrecorta la respiración, se lo que va a hacer. Se agacha hasta mi altura y suelta el humo en mi boca. ¿Por qué me parece tan íntimo ese gesto?

Se aleja y yo retengo el humo todo lo que puedo.

—¿Qué hacéis aquí?

Damián y yo miramos a la vez a Tiago. Sin poder evitarlo suelto el humo mientras Damián se esfuerza por esconder el cigarro.


Tiago nos mira furioso. Mierda.